La mente medieval

Saber lo oscura que fue en realidad la edad oscura resulta instructivo. La mente medieval era, en verdad, muy diferente de la nuestra. Incluso Carlomagno, el primer emperador del Sacro imperio, era analfabeto. Hacia 1500 las antiguas carreteras romanas seguían siendo las mejores de Europa.

La mayoría de los principales puertos de Europa fueron sables hasta por lo el siglo VII. En menos tre las artes que se perdieron se encontraba la albanileria: «Durante diez siglos», dice William Manchester, «no se construyó, con excepción de las catedrales, ningún edificio en piedra en toda Alemania, Inglaterra, Holanda y Escandinavia.

Las colleras, arneses y estribos inventados en China mucho antes, no existieron en Europa hasta aproximadamente el año 900. Los caballos y los bueyes, donde los ha apenas podían ser utilizados. Los registros de los jueces de instrucción ingleses muestran que los homicidios en este dos veces más comunes que las muertes accidentales y que apenas uno de cada cien asesinos comparecía ante la justicia.

La amenaza de la muerte también se usó ampliamente para la difusión del cristianismo cuando conquistó a los rebeldes sajones, el emperador CarloMagno les permitió elegir entre el bautismo y la ejecución. Y como vacilaron, decapitó a cuatro mil quinientos en una sola mañana. La piratería dificulta el comercio en todo el continente, la agricultura era tan ineficiente que la población nunca se alimentaba de forma adecuada.

El nombre de la hacienda británica, exchequer, proviene de la tela a cuadros que tenían que usar como ábaco los funcionarios encargados del tesoro real debido a su pésima aritmética. Además de ser peligrosa, injusta y estática, la vida en la alta Edad Media era invisible y silenciosa. <La mente medieval carece de ego>.

Los nobles tenían apellidos, pero formaban menos del 1 por 100 de la población. En cualquier caso, como la mayoría de las personas de la época nunca abandonaron el lugar en el que nacían, tampoco eran muy necesarios.

La mayoría de las aldeas tampoco tenían nombre. Siendo la violencia tan común, no es una sorpresa leer que la gente vivía apeñuscada en hogares comunales, se casaba con sus paisanos y llevaba una vida tan aislada que los dialectos locales se desarrollaron al punto de hacerse incomprensibles para personas que solo viven a unos cuantos kilómetros de distancia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *